Desarrollo Personal: por nuestros seres queridos

En este capítulo me encantaría tirar un poco de zoom hacia arriba y que podamos observar nuestra relación con nuestros seres queridos, con nuestra familia, pareja, amigos, y en general con esas personas especiales que todos tenemos en nuestra vida.

Es precisamente por ellas por las que creo que una persona debería invertir tiempo y energía en su propio desarrollo personal.

¿Y si te dijera que desarrollándote personalmente vas a ser capaz de mejorar el bienestar de tus seres queridos de forma mucho más frecuente y eficaz?

Imagina cómo sería tu vida para ti y para los que te rodean si pudieras ser tu mejor versión como pareja, como hijo o hija, padre o madre, amig@, compañer@, etc. Podrías ayudarles cuando lo necesiten, prestarles más tiempo y de manera más sincera y genuina, poder celebrar sus éxitos y acompañarles en sus fracasos, aportarles calma y confianza en momentos difíciles, poder compartir con ellos tus talentos y capacidades, y ayudarles a descubrir y a desarrollar su propio potencial.

Imagina que, además, sepas escucharles de forma que les hagas sentir comprendidos y escuchados; o respetados, apoyados y queridos, al entender mejor sus necesidades y motivaciones; o que puedas tener una comunicación más efectiva con ellos de manera que el mensaje que les quieras dar sea más claro, positivo e inspirador.

Creo que, en la mayoría de los casos, todos queremos ayudar y apoyar a nuestros seres queridos. Sin embargo, si estamos frustrados, desesperados, malhumorados, estresados, tenemos miedo o falta de confianza o de equilibrio, o simplemente estamos ensimismados con nuestros problemas, seremos nosotros mismos los que necesitemos ayuda y no podremos ayudar a nadie. Principalmente porque:

“DAS LO QUE ERES”. Si eres tranquilo, das tranquilidad; si eres gruñón, gruñes; si estás estresado, estresas; si eres coherente, das coherencia, y así con todo.

casual-tuesdays

Así pues, querid@ amig@, esta es la segunda razón por la que uno debería prestarle atención a su propio desarrollo personal.

Además recordemos que los seres humanos somos seres sociales. Tanto filósofos y pensadores desde hace siglos, como las investigaciones más recientes, lo corroboran, y demuestran que la calidad de nuestras relaciones determina nuestros niveles de felicidad, satisfacción y autoestima, y beneficia nuestra salud física, mental y emocional.

Como dicen, “Si quieres, puedes”, y si no sabes cómo, ¡sígueme! pues iré explicando en detalle cómo desarrollar todas estas habilidades personales, cómo utilizar todas estas herramientas y qué pasos tomar para que ese proceso sea claro, positivo, eficiente y, sobre todo, consciente.

 

 

Facebook Comments